Cómo las empresas y marcas podrían aprovechar la realidad virtual para llegar al consumidor

Marketing Digital Perú

La otra realidad para llegar al consumidor

La realidad virtual está cada vez más presente en los análisis, en las previsiones de futuro y en las listas de intereses de las marcas en lo que a estrategia se refiere. El potencial de la realidad virtual es muy elevado y sus aplicaciones pueden ser muy atractivas en lo que a construcción del mensaje se refiere. Ahora que las diferentes compañías que marcan la pauta de lo que sucede en el mundo tecnológico se han volcado en ella, las posibilidades y la penetración potencial entre los consumidores son aún mayores.

Ya no se trata solo de una especie de elemento para soñadores inspirado en las películas de ciencia ficción. La realidad virtual ha llegado ya y está entre nosotros. Compañías como
Microsoft, Facebook o Google están trabajando en crear sus gafas de realidad virtual y están creando productos que tienen en algunos casos precios lo suficientemente competitivos como para que esta tecnología pueda salir del área de cosas con potencial al de cosas completamente realizables.

Y ahora que está entrando dentro del mundo en el que se mueven marcas y consumidores llega el momento de ver cómo se puede usar  o cómo lo están usando ya las marcas pioneras para crear soluciones y aplicaciones que pueden llegar al corazón del consumidor y crear experiencias de consumo que van más allá de lo que se está ofreciendo ahora mismo. EConsultancy ha hecho un análisis del potencial de la realidad virtual y ha detectado varias líneas posibles de actuación en las que se puede aprovechar esta herramienta.

Experiencias tangibles

La realidad virtual puede convertirse en una solución para ofrecer aquellas experiencias de producto que no se pueden probar antes de comprar, como pueden ser, por ejemplo, las de la industria del turismo. Una marca no puede coger a sus consumidores, llevárselos a Maldivas, dejarles probar su producto y luego si eso esperar a que lo compren. Es completamente imposible. Por ello, los consumidores hasta ahora han tenido que contentarse con lo que decían los demás y las marcas de ese sector se han visto lastradas y atrapadas por el poder del comentario de los otros.

Pero la realidad virtual puede acabar con esa dependencia de las opiniones ajenas. Las marcas pueden crear experiencias efímeras en las que se pueda ver cómo es en realidad la oferta que están llevando a los consumidores. No es exactamente la realidad pero sí algo tan cercano a ella que puede influir de forma directa en la experiencia de consumo.

Experiencia de producto

Y, un poco en esa misma línea, el siguiente punto en el que eConsultancy señala que la realidad virtual puede mejorar la eficiencia de las empresas a la hora de llegar al consumidor final y crear una experiencia de uso que haga que los consumidores realmente prueben el producto y vean las diferencias entre esa edición y las anteriores o frente a la competencia.

Experiencias educativas

Uno de los problemas a los que pueden enfrentarse las compañías es el de educar a los consumidores para entender cómo funciona el producto que han lanzado. Ahí la realidad virtual puede jugar un buen papel a la hora de mostrar qué se debe hacer con lo que se tiene entre manos o cómo actuar ante las diferentes opciones que tendremos cuando accedamos al producto. En el caso de las compañías de nuevas tecnologías, por ejemplo, que siempre tienen que evangelizar a sus consumidores sobre las nuevas funcionalidades de lo que ofrecen, esta herramienta puede convertirse en una poderosa aliada que ayuda a solventar el problema.

Aunque el ejemplo que en eConsultancy han encontrado sobre el potencial educativo de la realidad virtual no es exactamente este sino otro que ayuda en un punto en el que las marcas están cada vez más centradas y que tiene cada vez más poder para crear imágenes de marca fuertes. La realidad virtual puede ayudar a contar historias, a dejar entrar en las bambalinas del producto. Puede ser la llave para que el consumidor vea cómo se ha hecho lo que ha comprado.

Oportunidades directas de negocio

La realidad virtual también tiene aplicaciones directas para convertirse por sí misma en un negocio. Las marcas pueden aprovechar no solo para vender sus productos aprovechando el potencial de este nuevo tipo de mensajes, sino que además pueden directamente crear productos en los que la realidad virtual sea la marca diferenciadora de lo que se está ofreciendo. Esto funciona claramente en el mundo de los contenidos, donde la realidad virtual ofrece un amplio abanico de posibilidades.

Ampliar el Producto

Y un poco en esa línea la realidad virtual no solo permite crear productos nuevos, sino que también permite crear mejoras para los productos que ya se tienen o ampliar modificando lo que se ofrece al público para crear productos adaptados a estas nuevas necesidades. ¿Quién si no fabricaría las gafas de realidad virtual que el mercado hace necesarias?

Generar experiencias

Pero sin duda donde la realidad virtual tiene mucho más potencial es el de mejorar las experiencias que se le sirven al consumidor y hacer que estas sean mucho más inmersivas, mucho más complejas, mucho más realidad y mucho más memorables. Y en un mundo en el que las experiencias se han convertido en un elemento clave que el consumidor busca en todas partes y de mano de todo el mundo. La realidad virtual puede ayudar a crear experiencias únicas y especiales.

El poder de la realidad virtual puede llegar a muchos campos y puede funcionar en muchos niveles. Así, puede crear experiencias en el punto de venta, creando una experiencia de compra completamente diferente y que atrape al consumidor en esa tienda concreta (y le acabe empujando a comprar). También tiene muchas aplicaciones en eventos, donde puede marcar la diferencia entre ser ese patrocinador que nadie realmente ve a convertirse en el que todo el mundo reconoce. Se puede aprovechar que se está ahí para crear experiencias inmersivas que no solo tendrán éxito de público sino que además serán poderosamente recordadas.

Consolidar relaciones

Y, por supuesto, la realidad virtual va a hacer que toda la estrategia de content marketing que están desarrollando las empresas vaya un paso más allá y que se puedan ofrecer experiencias mucho más completas y complejas, con contenidos mucho más desarrollados y mucho más mejorados. Las apps dejarán de ser los simples contenedores de contenido que son ahora y se convertirán, por ejemplo, en algo mucho más allá de eso. Las relaciones entre marcas y consumidores serán mucho más estrechas, ya que lo que les estarán ofreciendo como valor añadido será mucho más complejo.

Investigación de mercado

¿Cómo se van a sentir tus consumidores si cambias tus tiendas y si modificas tu estrategia a la hora de intentar seducirlos? Esa es una de las grandes preguntas a las que tienen que enfrentarse las marcas cuando intentan crear experiencias de cliente solventes. El riesgo puede ser muy amplio, ya que cambiar las cosas siempre supone enfrentarse a una realidad en la que el cambio ha sido ­ a pesar de todos los esfuerzos de la marca ­ para peor. ¿Cómo prevenir antes de curar? La realidad virtual puede ser la solución: la marca puede enfrentar al consumidor a los cambios antes de que estos se ejecuten y entender cómo los ve y cómo reacciona ante ellos.

Recursos humanos

Curiosamente, todos los usos que se piensan para la realidad virtual tienen que ver siempre con cómo hacer a la marca algo más atractivo para el consumidor final, pero lo cierto es que la realidad virtual tiene muchas más aplicaciones en el mundo de la empresa que las que implican seducir al consumidor final. Así, puede ser perfectamente usada en el departamento de recursos humanos y puede permitir entender a los potenciales trabajadores (y sus capacidades) de una manera que pocas entrevistas de trabajo dejan ver. La realidad virtual les hace enfrentarse a las condiciones reales en las que trabajarían y les hace entender realmente cómo sería el mercado en el que van a trabajar.

0 comentarios:

Publicar un comentario